• ¿Sabes que las plantas que crecen junto a su casa, son las plantas que necesita para curar cualquier desorden interno o externo que tenga? En todas partes del planeta los herbolarios tradicionales hablan de este hecho. En nuestro entorno tenemos muchas plantas para limpiar los riñones, el hígado, la sangre, y para ayudar a la retención de líquidos, como el diente de Leon, la Grama, la Cola de Caballo, el Cardo, Verdolaga… y aparece en abundancia la Malva para ayudarnos en las infecciones que tenemos. Son exactamente las plantas que los miembros de la familia necesitamos para corregir nuestras dolencias.
  • Mucha gente reconoce que de repente ha tenido el convencimiento de querer tomar una planta y esta planta le ha aligerado la dolencia. Es muy importante recuperar la intuición interna, ésta nos guía en todo momento (es la misma intuición que tienen los animales). Es como un sexto sentido que según la ciencia actúa a través del cerebro “reptil” que todos tenemos en la base del cráneo. Este cerebro te avisa con una señal muscular cuando hay algo que necesitamos ingerir hay una información importante a recordar o hay un peligro cercano. Tanto los hombres como las mujeres lo tienen, aunque la mujer lo tiene más desarrollado.

5 curiosidades de la botánica naturalista

  • Es importante recordar que las propiedades medicinales también están en la planta fresca, por eso animamos a la gente a tener un jardín medicinal frente a su casa, porque es la forma más fácil de utilizar las plantas medicinales y abastecer de medicinas de forma gratuita a todo el barrio.
  • La Radiónica, las flores de Bach, la homeopatía y las microdosis han demostrado que todo es vibracional. La Radiónica es la ciencia que imita la naturaleza a través de las frecuencias. Es una ciencia que las multinacionales están escondiendo, porque se les acabaría el negocio de la farmacia y agroindustria. El ejército lo está utilizando y quién sabe si también lo utilizan a la sociedad en general.
  • En todas partes del planeta he encontrado médicos que utilizan plantas para curar a la gente, y estos afirman que lo que realmente cura es el respeto con el que se cultiva, recoge y se consume la planta medicinal. Siempre me han recomendado pedir permiso a la planta antes de cosecharla, si se hace una ofrenda mejor; y cuando la planta se da a alguien o se empieza a utilizar, se deben dar las gracias y pedir a “dios, madre tierra, universo, …” cada uno a quien crea que tiene la fuerza creadora, se ha pedir que se haga su voluntad y nos ayude. Si no se hace eso dicen que sólo actúa la bioquímica de la planta y estamos perdiendo todo un poder que nos corresponde. Con nuestra experiencia, podría afirmar que el amor que ponemos en el cultivo y asesoramiento es importante.