Formulada originalmente por Loren Cordain en 1985, la Paleodieta ha ido ganando adeptos a lo largo de los años. Conocida por recuperar la forma de alimentación de las poblaciones del Paleolítico, previas a la introducción de la agricultura, la también llamada “dieta de los cavernícolas” o “dieta ancestral” es una forma de vida en la que se eliminan todos los productos procesados para centrarse en los alimentos más básicos para el ser humano: verduras, frutas frescas, pescado, aves de corral, carne de animales criados de forma orgánica, mariscos, crustáceos, huevos ecológicos y grasas saludables como las de las nueces, avellanas, almendras, el aguacate, el aceite de coco o el aceite de oliva.

¿Puede un vegetariano hacer la dieta Paleo?

¿Es posible seguir esta dieta sin comer carne, aves o pescado?

¿Puedo seguir una dieta Paleo si soy vegetariano?

Es posible seguir un estilo de vida Paleo-vegetariano siempre que se tengan en cuenta una serie de factores

1. Es imprescindible comer comida de verdad, alimentos reales, poco o nada procesados, sin potenciadores de sabor, estabilizantes, colorantes…
2. La alimentación de un vegetariano-Paleo ha de centrarse en las verduras y no en comida basura como pasta, galletas, tortitas de arroz, productos precocinados llenos de azúcares o de grasas hidrogenadas.
3. Es importante que la dieta vegetariana-Paleo incluya huevos, ya que aportan nutrientes esenciales que no se pueden conseguir comiendo solo vegetales, como la Colina, la vitamina B12 o los ácidos grasos omega 6.
4. Los vetetarianos necesitan completar su dieta con alimentos ricos en vitamina B12 como la levadura nutricional: hasta un 96% de quienes siguen un estilo de vida vegetariano tienen deficiencia en esta vitamina.
5. Además de esto, es muy recomendable tomar suplementos de carnosina y creatinina: dos aminoácidos esenciales para la salud de los que no es posible conseguir la cantidad diaria recomendada sin tomar proteína de origen animal.