Una vez tengamos la semilla de la planta medicinal, la hemos de mezclar con la tierra. Como mucho la debemos enterrar un dedo. La calidad de la tierra debería ser lo más esponjosa posible. Podemos tomar como referencia las explicaciones del artículo sobre cultivo.

La opción más cómoda es la compra de turba, pero ya sabemos que es un recurso limitado y que erosiona valles enteros, con el consecuente daño al ecosistema. El problema de la turba es que es una tierra con muy pocos nutrientes. Es decir, tenemos que añadir alimento al agua o mezclarla con compost. A veces la turba es demasiado ácida o demasiado alcalina y las semillas no pueden nacer. Entonces es importante no ahorrar dinero en este sustrato; pregunte por turba apta para cultivo hortícola.

Siembra de plantas -mayormente- medicinales

En todos los casos siempre debemos evitar que el riego no sea excesivo, para que no se escurran los nutrientes.

También podemos crear un semillero en el suelo; la opción más tradicional sería hacer un agujero de 20 cm de profundidad por la longitud que se quiera, y al agujero añadir la tierra más adecuada que tengamos. Si fuera un clima muy frío haríamos el agujero de 40 centímetros y pondríamos 20 centímetros de estiércol frescos, para que produzcan calor. Encima colocaremos 20 centímetros de tierra y sembraremos. Si hace mucho frío, recomendaríamos protegerlo con un vidrio o plástico. Simplemente hay que poner maderas verticales y encima colocar el vidrio o plástico. Pero debemos tener cuidado en no quemar las plantas, porque el vidrio y el plástico hacen subir las temperaturas excesivamente.

Debemos vigilar mucho con los caracoles y las babosas. Si echas ceniza y no la mojas, no podrán cruzar la barrera. También puedes tirar hojas de Roble, tampoco las pueden atravesar. En casos extremos, puede utilizar sulfato de hierro, que los mata. También puede optar por poner trampas de cerveza, que también los mata. Las hormigas también se sienten atraídas por los brotes tiernos y las semillas. Para evitarlas, puedes tirar polvo de crisantemo alrededor de la planta. Ten cuidado con los pájaros, porque si no tiene el vidrio o plástico protegiendo, deberás protegerlo con alguna malla anti-pájaros. Últimamente la gente está sembrando con bandejas de porexpan o plástico, en estos dos casos debemos vigilar especialmente que no falten nutrientes.

Siembra de plantas -mayormente- medicinales

Hemos visto que el nacimiento es mucho mejor si no le da el sol directo en la tierra, por lo que es bueno tener espacios para guardar las bandejas de porexpan. Es importante observarlas cada día y vigilar que no les falte humedad. Y cuando empiezan a nacer las sacamos al sol, con una pequeña protección solar si es verano. Hay plantas medicinales que tardan dos o tres meses en nacer, pero hay que tener paciencia.

Por supuesto, debemos tener especial interés con quitar las hierbas que no nos interesen, ya que pueden llegar a ahogar las plantas deseadas.

Sembrar con bolas de arcilla

El agricultor Fukwoka fue el difusor de este sistema, se trata de coger las semillas y mezclarlas con arcilla seca en polvo, se puede agregar un poco de estiércol seco en polvo . Cuando la mezcla está hecha, hay que ir echando agua pulverizada poco a poco e ir moviendo el recipiente tipo bandeja sin parar, hasta que queden bolitas pequeñas de arcilla, donde dentro está la semilla. Este sistema se puede hacer con una máquina para hacer cemento.

Siembra de plantas -mayormente- medicinales

Cuando tiene las bolas las puede tirar por los campos o bosques siempre que no pasen animales de pastoreo. La época idónea para sacar las bolas es en primavera. El hecho de hacer la bola te protege de las hormigas y el porcentaje de nacimiento es mas alto.